Lord agosto12_lago

Hospedería

Introducción

En 2009 quedaron bendecidas las instalaciones de la segunda planta de la Casa del Santuario. Supuso una gran alegría para quienes habíamos residido durante mucho tiempo en el Santuario ver restaurada esta planta pues desde el comienzo fue la zona más deteriorada con peligro de hundimiento. Era un lugar inhóspito, entraba aire por todos los rincones, tenía numerosas goteras, además de estar llena de escombros. Era realmente todo lo contrario de lo que es ahora, no dábamos crédito del cómo habían quedado unas instalaciones tan acogedoras y funcionales. Podemos afirmar que fue una obra querida y bendecida por la Virgen de Lord.

A partir de este momento dio comienzo para nosotros una nueva etapa, no prevista, pero ya real en nuestra vida. Se abría, en el Santuario de Lord, la posibilidad de compartir con otros nuestro estilo de vida religioso y solitario.

La oportunidad de acometer las obras es lo que marcó el inicio de esta nueva actividad, ya que hasta ese momento llevábamos una vida de estilo claustral y con apenas visitas, lo que nos permitía hacer una vida de recogimiento y de silencio.

A quien acude a la Hospedería se le invita a insertarse en el silencio, a “desconectar” de todo lo que cotidianamente le ocupa y le distrae (móviles, internet…), para “conectar” con una visión de la realidad más profunda de uno mismo.

Este preámbulo sirve para enmarcar la causa y los objetivos de nuestra Hospedería.